Diccionario financiero para moverse y sobrevivir en la era Sandleris



Compartir


El flamante presidente del Banco Central, Guido Sandleris anuncio su estrategia para combatir la inflación. El plan consiste en atacar la base monetaria con Leliq y más encajes, además de guiar el dólar entre bandas de flotación.

Con su llegada al Banco Central (BCRA) la jerga financiera se volvió aun mas compleja al menos para la mayoría de la población. Si bien los términos Lebac o flotación libre ya se habían adueñado de las calles volvieron a la escena referencias a la base monetaria, los encajes y swaps. En el primer comunicado el 26 de septiembre se anunciaba “A partir del 1° de octubre el BCRA implementará un nuevo esquema de política monetaria que permitirá bajar la inflación y recuperar un ancla nominal para la economía”. Allí también se mencionan el mayor protagonismo que pasan a tener las Leliq, las bandas de flotación del tipo de cambio y las zonas de intervención y no intervención.

Es necesario saber de que se trata exactamente cada una de esas palabras que pronto serán parte de la vida cotidiana.

Base monetaria: “Son billetes y monedas en poder del público, más los depósitos de pesos de los bancos en el Banco Central” definió el propio Sandleris, en su primera declaración como jefe de la entidad. Formalmente se puede decir que “este constituida por el dinero legal en circulación, tanto billetes como monedad, a lo que se suman las reservas de bancos en el BCRA”. Por medio de un comunicado, el Central se comprometió a no aumentar el nivel de base monetaria hasta julio 2019 lo que implica una fuerte contracción dado que la base monetaria viene mostrando una expansión superior al “% mensual en los últimos meses “Ahora dejara de aumentar” auguro el ente monetario.

Leliq: Son letras de BCRA a 7 días a las que solo pueden acceder los bancos. Es decir, deuda del Central con entidades financieras. Las Leliq se habían lanzado a principio de enero de este año por el ex jefe de la entidad Federico Sturzenegger con otro fin: darles a los bancos un instrumento para manejar sus necesidades de corto plazo con mercado secundario (que se puede comprar y vender diariamente).

En concreto si los bancos querían invertir tenían esta nueva opción en pesos en lugar de dólar. La tasa de interés de referencia para el mercado sigue siendo la de la Leliq pero pasa a ser variable porque se define diariamente.

Para que sean pocos los pesos que circulan, Sandleris también aumento los encajes. El viernes se confirmo un incremento de tres puntos, que los llevo a 44% por lo que se calculan que $60.000 millones adicionales que quedaran inmovilizados.

Encajes: Son los depósitos que los bancos deben mantener inmovilizados para hacer frente a los retiros de efectivo por parte del público. Todo lo depositado por lo ahorristas, ya sea en caja de ahorro o plazo fijo es utilizado por los bancos para prestarlo o invertirlo sin embargo gracias a los encajes no pueden disponer de todo ese dinero porque una parte esta inhabilitada para hacerlo.

Otra noticia de las ultimas horas es la confirmación de un swap con China para consolidar las reservas del BCRA.

Swap: La manera más fácil de entenderlo es traducirlo al español: “Intercambio” aunque también lo pueden utilizar bancos o empresas, en este caso es el Gobierno el que acuerda con otro país la posibilidad de contar con divisas en determinadas fechas y por ciertos montos a lo largo a lo largo de un periodo. Sandleris acaba de confirmar que es inminente el acuerdo por intercambio de monedas con China, se trata de una relación que ya existía con el gigante asiático. “Está prácticamente cerrada una ampliación del swap con China por casi u$s9.000 millones para totalizar u$s19.000 millones” expreso el presidente del BCRA.

Finalmente es necesario ahondar sobre las bandas de flotación, las que buscan encaminar el dólar hacia la estabilidad.

Bandas de flotación: es el rango en el que puede fluctuar el dólar, limites que se fijaron en $34 como piso y $44 como techo, los que a su vez determinan las zonas de intervención y no intervención del Banco Central. Igualmente, el mismo BCRA se encargo de aclarar que estos valores no son fijos: “La zona de no intervención se define inicialmente entre $34 y$44, se ajustara diariamente a una tasa de 3% mensual hasta fin de año y se recalibrara al comienzo del año próximo. El BCRA permitirá la libre flotación del peso dentro de esta zona considerando que es un rango adecuado de paridad cambiaria. En el caso de que el tipo de cambio se encuentre en la zona de intervención que arranca una vez atravesado el techo, la entidad podría realizar ventas de hasta u$s150 millones diarios.